Filtrar por

Precio

Precio

  • 12,00 € - 191,00 €

Opiniones

Vibradores Anales y plugs con vibración

¿Has probado ya los plugs anales pero buscas un punto más de estimulación en tu zona anal? Los vibradores anales se caracterizan por ofrecer una estimulación suave, segura y placentera en tu zona; en otras palabras, te dan ese punto que te falta para alcanzar el órgasmo más intenso.

Filtros activos

¿Qué son los vibradores anales?

Un vibrador anal es un juguete sexual que estimula el ano y te permite iniciarte en el sexo ana; se trata de un estimulador más pequeño que un plug anal y, además, incluye un tapón al final del mismo para evitar que quede atrapado.

Del mismo modo, los vibradores anales se caracterizan por tener la punta más estrecha, lo que hace que la penetración sea más suave y permite dilatar lentamente el ano; además, incluyen potentes motores que te harán tocar el cielo, algunos incluso hasta rotan.

¿Para quién es un plug vibrador anal?

Los vibradores anales no entienden de sexo y, por eso, pueden ser utilizados por hombres y mujeres. En el caso de los primeros, el vibrador se introduce en el ano y consigue llegar a la zona posterior de la próstata, donde se encuentra el punto P masculino, para proporcionar al hombre importantes orgasmos.

Por su parte, a las mujeres les permite disfrutar aún más del sexo y descubrir todos los beneficios de la estimulación anal.

Tipos de vibradores anales en Mundo Erótico

En la actualidad, existen muchos tipos distintos de vibradores encargados de satisfacer todos tus deseos y fantasías sexuales; a la hora de hablar de los plugs anales, es importante señalar los siguientes tipos:

  • Plug vibrador anal: tienen una forma cónica o de tapón; además, pueden activarse con los propios botones del juguete erótico o mediante un control remoto.
  • Plug hinchable vibrador: se introduce en el ano y su válvula se hincha hasta aumentar su volumen, lo que provoca una estimulación más profunda y permite una sensación más completa, sin necesidad de introducirte un juguete de gran tamaño.
  • Vibrador anal de silicona: se trata del estimulador clásico pero, en este caso, tiene la forma para poder penetrar el ano con comodidad y seguridad.
  • Estimulador anal prostático: su forma lo convierte en la opción ideal para los hombres. Uno de los extremos se inserta en el ano mientras que con el otro puedes estimular el perineo.

Cómo elegir un estimulador anal

A la hora de elegir un vibrador anal son varios los aspectos que debes analizar; el primero de ellos es el material con el que se ha elaborado tu juguete erótico. En este caso, es importante destacar la silicona médica, pues es un material ergonómico, higiénico e ideal para adaptarse a tu cuerpo.

Además, los estimuladores anales fabricados con estos materiales pueden ser de distintos tamaños; lo ideal es que si eres principiantes empieces por aquellos más pequeños, los más recomendables son los que no superan los 8 cm. Por su parte, también puedes optar por vibradores anales con espirales o anillas; de esta forma, puedes poner a prueba tu erotismo y deleitarte de placer.

¿Cómo se utilizan?

Las primeras veces nunca son fáciles; aun así, desde nuestro sex shop queremos ayudarte y te traemos la guía de iniciación para principiantes perfecta para comenzar a descubrir todos los placeres del sexo anal.

Una vez que ya lo sabes todo sobre el sexo anal y deseas comenzar a utilizar un vibrador para estimular el recto, lo único que tienes que hacer es investigar y tener comunicación con tu pareja

Lo más recomendable es que comencéis a explorar sin prisa y realizando una estimulación previa del ano, para evitar dolores y fricciones. Cómo hemos dicho, es importante que si sois principiantes utilicéis un modelo de pequeño tamaño; además, podéis acompañarlo de un plug anal para facilitar la penetración.

Recomendaciones de uso

A continuación te dejamos algunas recomendaciones para utilizar el vibrador anal de forma cómoda y superar todos los límites durante el sexo.

  • Higiene: el ano es el aparato excretor del cuerpo y, por lo tanto, es imprescindible contar con una buena higiene antes y después de utilizar tu juguete erótico; de esta forma, eliminas posibles bacterias y previenes enfermedades.
  • Mantenimiento: lo más recomendable es que guardes tu vibrador anal en un lugar separado del resto, en una bolsa individual, y lo mantengas alejado de la luz del sol y la humedad.
  • Lubricación: es importante contar con un lubricante anal, puesto que el recto no posee esa capacidad que si tiene la vagina; de no hacerlo, la fricción puede provocar que el encuentro sexual no sea placentera.
  • Paciencia: cuando estás probando algo nuevo es importante ir poco a poco; de esta forma, puedes disfrutar de distintas etapas e ir cogiendo confianza y práctica.

Después de todo lo que te hemos contado sobre los vibradores anales, ¿a qué esperas para hacerte con el tuyo y descubrir todos los placeres de tu puerta trasera?