Opiniones

Juguetes BDSM

¿Te gusta el sexo fuerte y pasas de las prácticas sexuales convencionales? Entonces, lo que estás buscando son juguetes BDSM. Además, en nuestra guía de iniciación en el BDSM tendrás todo lo que necesitas si quieres introducirte en los placeres de estas prácticas sexuales tan placenteras.

Filtros activos

Las prácticas de bondage, dominación, sumisión y masoquismo, más conocidas por sus siglas BDSM, son una serie de juegos y actividades que van más allá del acto sexual tradicional.

¿Qué entendemos por juguetes BDSM o bondage?

Los juguetes BDSM incluyen una serie de ataduras con las que una persona se entrega a otra, con cuidado y responsabilidad. Para estas prácticas sexuales se utilizan cuerdas, esposas, collares y cualquier objeto que permita la inmovilidad del sumiso.

Bondage vs. sado vs. sumisión

Es importante señalar que no es lo mismo una práctica sexual bondage que una sadomasoquista. En los juegos BDSM, el placer radica en la entrega del sumiso y su dominación, no el dolor; por su parte, en el sadomasoquismo el placer se encuentra en el dolor, controlado, que le proporciona el dominante a la persona sumisa.

En ambos casos, existen ciertos límites que es imprescindible conocer; pero como podemos ver, estas prácticas se diferencian fundamentalmente en el dolor.

Tipos de juguetes bondage

Aunque estas prácticas sexuales se realizan desde hace siglos, es importante destacar que, en la actualidad, existen muchos tipos de juguetes bondage. Independientemente de si eres principiante, aficionado o experto, si deseas disfrutar de los mejores juguetes BDSM lo mejor es que los adquieras en Mundo Erótico.

Para principiantes

Si eres principiante, lo mejor es empezar con pequeños kits que te permitan realizar una sesión básica con tu pareja. Estos paquetes suelen incluir: esposas, máscaras y mordazas, cintas y vendas para los ojos. Además, con nuestra guía para iniciarte en el BDSM puedes saber todo lo que necesitas para realizar una práctica sexual segura y placentera.

Para aficionados

Una vez ya has pasado de ser principiante, puedes continuar con estos juegos para la inmovilización de la pareja o ir un poco más allá:

  • Ropa BDSM: vestidos de látex y cuero.
  • Cuerdas: sirven para ir practicando ataduras más avanzadas.
  • Pinzas para los pezones: el dolor y el placer se mezclan y se convierten en una sensación de placer indescriptible.
  • Succionadores: estos modelos absorben la zona deseada y la experiencia que se obtiene es mucho más placentera.
  • Fustas y látigos: suelen utilizarse para los glúteos.

Para expertos

A continuación te mostramos algunos de los juguetes BDSM que están pensados para expertos en las prácticas BDSM y con los que conseguiréis unas sesiones mucho más intensas:

  • Columpios eróticos.
  • Soga para los testículos.
  • Espéculos anales y vaginales.
  • Barras de restricción: para atar a otra persona, aunque permiten una pequeña movilidad.
  • Juguetes con electroestimulación: emiten unos impulsos eléctricos de baja frecuencia.
  • Cinturones de castidad.

Disfruta del bondage según la teoría SSC

El BDSM es un éxito porque permite a ambos miembros de la pareja deshinibirse y olvidarse del sexo aburrido y tradicional, aunque también tiene sus propios límites. Es imprescindible realizar la práctica sexual BDSM manteniendo la teoría SSC; es decir, el sexo tiene que ser seguro, sensato y consensuado.

Límites del bondage

La raya inquebrantable del bondage es el dolor; aun así, existen otros límites cuyo objetivo es garantizar que esta experiencia sea placentera y segura para la pareja:

  • Ataduras: debes elegir productos de calidad, como los que puedes encontrar en un sex shop especializado como Mundo Erótico. De esta forma, sabrás que la persona sumisa está disfrutando de forma segura.
  • Palabra de seguridad: es importante decidir una clave que pueda decir o hacer el sumiso si desea parar en algún momento.
  • Consentimiento: imprescindible. Ambos tenéis que querer hacerlo y estar de acuerdo con ello. No podéis hacerlo solamente para complacer a la pareja.
  • Comunicación: tenéis que tenerla antes, durante y después del encuentro sexual.
  • Cuello: olvídate de atar el cuello del sumiso.
  • Confianza: es importante que lo hagas con alguien con quien tengas confianza, no con desconocidos.
  • Poco a poco: no podéis empezar intentando hacer acrobacias imposibles, debes ir poco a poco y coger la experiencia necesaria.
  • Variedad: cambiar de posición os ayudará a conseguir un plus extra de motivación.
  • No dejes sola a la persona sumisa: el dominante debe desatarla en cuanto terminéis; por eso, es importante tener unas tijeras siempre cerca.

Si te gusta el sexo duro y quieres experimentar en el sexo con tu pareja, lo mejor es que empieces con los juguetes eróticos; no esperes más y descubre los límites del sexo.