Opiniones

Filtros activos

¿Qué son los lubricantes?

El organismo femenino lubrica de forma natural cuando está excitado, es la forma que tiene de comunicar que está preparado para la penetración. El problema es que factores externos como el estrés, la inseguridad o algunos trastornos fisiológicos pueden impedir que los genitales produzcan esta lubricación de forma natural, por lo que es necesario contar con un complemento para estos casos.

Los lubricantes sexuales se encargan de proporcionar esta lubricación extra y favorecer unas relaciones sexuales más placenteras. Además, son imprescindibles para utilizar con los juguetes eróticos, para evitar fricciones y molestias.

¿Cómo se usan?

La aplicación de los lubricantes sexuales es muy sencilla. Lo único que tienes que hacer es verter unas gotas sobre la zona íntima que vaya a ser penetrada, hasta que quede completamente lubricada; si lo deseas, también puedes aplicar una pequeña cantidad sobre el juguete erótico que vayas a utilizar. Lo más recomendable es que utilices los dedos para favorecer la extensión.

Esto facilitará la penetración y te permitirá disfrutar más de tus relaciones sexuales, en solitario o en pareja. Además, son compatibles con el uso de preservativos, aunque es importante que analices bien todas los ingredientes de los lubricantes para verificar que no te provoca ninguna reacción alérgica que pueda dañar o irritar tu zona genital.

Cuándo utilizar lubricantes sexuales

Los lubricantes sexuales pueden utilizarse cuando desees, siempre que quieras probar sensaciones nuevas con tu pareja o en solitario; en cualquier caso, en las siguientes situaciones su uso es imprescindible:

  • Cuando las relaciones sexuales son dolorosas: la sequedad vaginal o la falta de secreción preseminal masculina pueden provocar que la penetración no sea agradable para la mujer; por ello, una lubricación extra favorecerá la inserción del pene masculino. 
  • Para practicar sexo anal: el ano no cuenta con lubricación natural, en ningún caso; por eso, la utilización de un lubricante anal es imprescindible para poder deslizar el pene o un plug anal por el recto.
  • Cuando utilices juguetes eróticos: da igual de si es un producto pensado para hombres o para mujeres; en cualquier caso, si incorporas el lubricante conseguirás una experiencia más placentera.
  • Para obtener nuevas sensaciones con tu pareja: puedes retardar el orgasmo o conseguir un efecto de frío y calor, entre otras cosas. De esta forma, puedes aumentar el placer sexual y tener una penetración más rápida.

También se pueden utilizar para realizar masajes sensuales durante los juegos preliminares, algo que seguro encantará a tu pareja. Además, si te encanta practicar el cunnilingus, o que te lo hagan, el lubricante es la mejor alternativa para que la lengua se deslice mejor por la vagina de la mujer, consiguiendo una experiencia más placentera.

Cómo elegir un lubricante según su composición

Según sus componentes, los lubricantes pueden estar fabricados a base de agua, con silicona o de aceite. Estos últimos no son recomendables porque no pueden utilizarse con los preservativos masculinos, pudiendo incluso romperlos; por eso, para evitar problemas mayores, lo mejor es evitarlos y apostar por alguna de las dos primeras opciones. A continuación te mostramos sus principales características.

  • Lubricante de base de agua: es una de las mejores opciones para favorecer la lubricación íntima y mejorar la penetración. Esta alternativa se caracteriza porque no mancha y es muy ligera; además, es compatible con los preservativos. También es importante señalar que esta opción la puedes utilizar para el sexo vaginal, oral y anal, aunque existen opciones concretas para esta última.
  • Lubricante de silicona: se caracteriza por ser más denso que el anterior y, por ello, es más duradero. Es muy recomendable para la práctica anal, aunque también puede usarse para la vaginal y la oral. Destacan porque ayudan a combatir la sequedad vaginal y con una mínima cantidad puedes obtener toda una experiencia completa. El único inconveniente es que, al ser más denso, si que mancha y es más difícil de eliminar.

En cualquier caso, debes evitar los lubricantes caseros como la vaselina o el aceite vegetal, entre otros. Estos no pueden usarse con los preservativos y, además, pueden provocar alteraciones en el pH vaginal; es decir, pueden ocasionar irritaciones y molestias que no es necesario sufrir ya que existen alternativas testadas científicamente que garantizan tu seguridad.

Lubricantes con sabores

En la actualidad, si lo que quieres es innovar y descubrir nuevos sabores, con los lubricantes de sabores que ponemos a tu disposición en nuestro sex shop online lo puedes hacer. Estos destacan por facilitar las relaciones íntimas de pareja y, al mismo tiempo, ofrecer un aroma con gusto a ese sabor que tanto te gusta.

De esta forma, puedes disfrutar la experiencia al máximo y conseguir un punto extra de excitación durante tus relaciones sexuales.

Mejora tus relaciones sexuales

La utilización de los lubricantes sexuales ayuda a mejorar muchos trastornos de excitación masculinos y femeninos. Además, evita la fricción seca de la piel y reduce las molestias y la irritación; por eso, su utilización es muy recomendable durante todas tus prácticas sexuales.

Recomendaciones de uso

Aunque su uso es muy sencillo, es importante tener en cuenta algunos factores, como la composición la aplicación o la caducidad de estos productos, para que la experiencia sea plena:

  • No aplicar en exceso: no necesitas verter grandes cantidades de lubricante en el preservativo o en la entrada de la vagina, con unas gotas es más que suficiente para conseguir una penetración más placentera.
  • Repite el proceso si es preciso: es más recomendable tener que repetir el proceso y aplicar unas gotas más que pasarte, porque esto puede provocar molestias y reducirá la sensación del tacto.
  • Olvídate de los lubricantes caseros: las cremas, los jabones o los aceites pueden parecerte útiles para lubricar la zona íntima. El problema es que esta es muy delicada y necesita productos exclusivos para no sufrir reacciones.
  • Controla la fecha de caducidad: al igual que la mayoría de los productos, los lubricantes se deterioran y estropean con el paso del tiempo, lo que puede hacer que sean muy perjudiciales para la salud. Por eso, debes dejar de utilizarlos si observar que están caducados.
  • Utiliza las mejores marcas: no apuestes por lo más barato porque eso, a la larga, puede resultar más caro para tu salud. Lo mejor es que acudas a marcas reconocidas del sector, como las que tenemos en nuestra tienda online, ya que son las que cumplen con los controles más exigentes de calidad y sanidad.

En definitiva, si deseas disfrutar de las mejores relaciones sexuales, en solitario o en pareja, lo más recomendable es que apuestes por los lubricantes que puedes encontrar en nuestro sex shop online. Olvídate del dolor y centrate solo en el placer gracias a estos geles que te aportarán un orgasmo más intenso, seguro y placentero. ¡No esperes más!